Así he exprimido mi coche eléctrico sin tener cargador en casa

La semana pasada devolví un coche 100% eléctrico al que me suscribí en Cardive. Lo he cambiado por un SUV porque en los próximos dos meses voy a hacer muchos viajes y necesitaba algo más de espacio, tanto en las plazas traseras como, sobre todo, en el maletero. He estado disfrutando de mi Fiat 500e durante tres meses sin tener cargador en casa. Cuando lo comenté a la gente de Cardive me preguntaron si me atrevería a contar mi experiencia y explicar cómo he conseguido sacar todo el jugo a la suscripción de un coche 100% sin tener cargador en casa. Así que, si de algo os sirve mi experiencia, encantado de atreverme.

La Etiqueta 0, esa gran desconocida

Empezaré por decir que yo tampoco estaba del todo convencido cuando me lancé a suscribirme a la versión 100% eléctrica del 500. Yo quería la versión híbrida, pero la última unidad la debieron suscribir en mis narices, así que tiré por el 500e.

Lo primero que pensé es que la sola presencia de la Etiqueta 0 en el parabrisas me abriría muchas puertas: aparcamiento gratis en el centro, plazas especiales de aparcamiento en centros comerciales y de ocio, entrar a Madrid por el BUS/VAO aunque fuera solo… Me propuse exprimir todas las ventajas que te da esa pegatina azul que ya empiezo a echar de menos.

Cargando “por la patilla” en centros comerciales  

Al empezar a desarrollar el olfato por las plazas para aparcar coches eléctricos empecé a encontrarme con cargadores …gratuitos. Sí, El Corte Inglés o Ikea (nadie en Cardive me ha dicho que no pueda decir el nombre de ninguna empresa) no sólo tienen plazas reservadas para eléctricos, sino que puedes cargar el coche gratis mientras haces la compra. Me han contado que otras cadenas como Carrefour o Mercadona también tienen este servicio, pero no lo he probado en primera persona. Así que, si te vas organizando bien, al menos una recarga a la semana te sale gratuita. Not bad.

Tengo que reconocer que trabajo en una empresa grande, con muchos trabajadores. Tenemos dos plazas con cargadores (también gratuitos) y, sí, es cierto, muchos días están ocupadas, pero también que muchas tardes están libres y me vuelvo a casa con el coche, si no cargado completamente, al menos con bastante batería.

Afinando el radar para buscar electrolineras

Electro... ¿qué? Obviamente, también me puse a trastear por los puntos de recarga de pago. Muchas gasolineras no tienen puntos de recarga, pero hay más de las que yo pensaba que sí los tienen. Como no tenía tiempo para investigar todas ellas, empecé a preguntar por aplicaciones que localizasen esos puntos de recarga. Me hablaron muy bien de Electromaps pero al final un compañero de trabajo me recomendó Wenea.

Me la descargué y no sólo me localizaba los puntos de recarga, sino que me avisaba qué tipo de enchufe tenía, si estaba operativo o no e incluso he podido pagar a través de la app.

De modo que es cierto. He tenido un coche 100% eléctrico por suscripción durante 3 meses. Lo he usado principalmente entre semana y prácticamente a diario y todo ello sin tener enchufe en casa. No me considero una persona excesivamente a la última ni super digitalizada. Al inicio tenía cierto miedo de no poder exprimir las ventajas de este tipo de coches, pero desde ya os digo que en septiembre vuelvo.

Ángel C.

Descubre nuestras últimas noticias

Ver más noticias

¿Tienes dudas? No te preocupes.

Escríbenos por whatsapp icon WhatsApp y

resuelve tus dudas